Amor a fuego lento


Recibí este libro con muchas esperanzas puestas en él, ya que el último que recibí por parte de @megustaleer fue un fracaso. Y no me ha decepcionado.
Es puro amor, ternura y esperanza.

Empecemos por la sinopsis oficial:

Fiona es una joven, huérfana de madre, que tiene «problemas» con la comida, no solo porque ella es la encargada de llevarla a casa y abastecer a su padre enfermo, sino porque la sección de precocinados ha sido su único salvavidas ante su prematura responsabilidad. Fiona tiene imaginación, pero también es realista, por eso la devora el temor a que los Servicios Sociales descubran la incapacidad de su padre y los separen. La comida basura es su manera de olvidar. No sabe cocinar porque tampoco sabe comer.

Pero Fiona sí sabe amar. O por lo menos lo intenta: ahí está Alberto, el chico del que lleva toda la vida enamorada, que acaba de volver a la ciudad. La pena es que ha empezado a salir con Lylla, la íntima «mejor enemiga» de Fiona.

Toda su vida parece truncada hasta que su tutora del colegio, la señorita Aurora, se empeña en invitarla a comer y le presenta a su tía Mirna, una cocinera a la antigua usanza, bastante chiflada, que le enseña que el principal ingrediente para cocinar postres exquisitos no es el azúcar, sino el amor. Y de eso..., de eso Fiona tiene grandes reservas.

Junto con Fuet, una perrita abandonada, y sus amigos Max y Carmen, Fiona descubrirá nuevas emociones mientras emprende una aventura entre cacerolas que cambiará su vida.

Vale, quizá la sinopsis cuenta un poco de más y parece que te ha contado el libro entero. Y no. Hay mucho más.

Empezaré contando lo que no me ha gustado: a veces peca de exceso de vocabulario "millennial", dudo mucho que los chavales de 17 años estén todo el día referenciando a videojuegos. Y el abuso de hastags entre párrafos, me pareció curioso y original las primeras páginas...Luego ya no los leía.

El resto es precioso, no esperaba encontrarme recetas por el medio del camino, recetas que desde luego he apuntado y he sonreído cuando he reconocido cuando una de ellas es habitual en mi recetario. Y otra cosa fantástica es como pasa el tiempo en el libro y alguna que otra autoreferencia a la autora muy graciosa.
He empezado contando lo de las recetas por que es parte importante. Fiona, nuestra protagonista, empieza a aprender a cocinar y esas recetas le hacen crecer como persona. Según va a prendiendo a cocinar ella va aprendiendo a ver la vida desde otro prisma. Y no es que su vida sea fácil, con un padre enfermo y con los roles cambiados (ella es quien cuida de él desde los 13 años, cuando lo normal sería que él se hubiera encargado de ella) poco ha disfrutado de ser niña y adolescente. Amen del acoso al que se ve sometida en el colegio desde que es pequeña.

Vamos, que Fiona es la candidata ideal para un dramón de libro: madre muerta, padre con una enfermedad rara que le hace recitar versos sobre el amor (bonita,pero está ausente), obesa y con el miedo permanente de que alguien se entere del percal en su casa y la separen de su padre.
Y no, Fiona destila humor contra la tristeza,por que sabe que no se lo puede permitir. Bastante tiene con Lylla (prototipo de arpía) que le hace la vida imposible, como para sufrir más. Por suerte tiene dos amigos que siempre están con ella y son sus confesores habituales. Y luego está el pequeño detalle de que ama a un chico que vio en la sección de congelados de un supermercado y su amor platónico hace tiempo que no aparece. 

Y aquí están los satélites que están cerca de Fiona y también la hacen crecer (casi todos lo hacen, solo una no quiere que esto ocurra):

Iñaki: el padre ausente desde que perdió a su mujer.
Aurora: la tutora de Fiona en el colegio, y quien regala a Fiona el libro que la cambia poco a poco.
Mirna: Tía de aurora, la number one.
Carmen y Max: los mejores amigos de Fiona, aunque a veces pensaba que más que amigos eran compañeros a los que el acoso escolar había unido y no les quedaba más remedio que ser amigos. 
Lylla: el mal personificado, el terror encarnado. 
Alberto: amor del bueno. En todos los sentidos. Alberto es amor. 
Kayla oh!: es la estrella juvenil del momento, sus canciones son la banda sonora de la vida de Fiona. Siempre está ahí.
Fuet: perrilla incontinente que da amor (y cosas a limpiar) a Fiona. Ser peludo adorable.

En definitiva es un libro lleno de amor: al ser amado, a la familia, a los amigos, al prójimo... Amor por la comida, por que comer bien es importante. Y cocinar y comer con quien se quiere es todavía mejor.

Es un libro tierno y para devorar.

Un saludo
Neswina.

FICHA TÉCNICA

Título: Tarta de almendras con AMOR
Autora: Ángela Vallvey
Género: Contemporáneo  
Franja de edad: joven adulto
Editorial: Suma de letras

COMENTARIOS

0 comentarios:

Back
to top